Aceleración tecnológica: La ropa que cuida de tí

La aceleración tecnológica, aunque lleva presente en nuestras vidas desde hace unos años, va a explotar en esta próxima década.

Según diferentes profesionales de alto nivel relacionados con la innovación y el mundo de las startups tecnológicas, es realmente ahora cuando viviremos la explosión de la revolución tecnológica a gran escala, por una sencilla razón, todo se debe a un concepto matemático que aparentemente puede resultar complicado de entender y abstracto, pero que en realidad es muy simple, y tiene un efecto real y palpable en todo lo que nos rodea: LA CURVA EXPONENCIAL.

Te lo vamos a explicar: El sentido común nos dice que todos los cambios que se producen a nuestro alrededor, incluidos los cambios tecnológicos, son lineales. ¿Qué quiere decir esto? Pues que cuando intentamos imaginar cómo serán los cambios tecnológicos en los próximos diez años, nuestro pensamiento, extrapola, visualizando que en la próxima década los cambios serán más o menos parecidos al doble de los cambios de la década pasada. Y esto puede ocurrir con un producto convencional, es decir, con una marca de ropa que fabrique por ejemplo ropa deportiva personalizada para ciclistas con facturación de x Euros en los últimos 10 años, por lo que se espera que en los diez años siguiente, se doble esa facturación, pero el cambio tecnológico que se avecina, no es lineal, sino exponencial.

Y ahí es donde entramos nosotros y nuestra innovación tecnológica, pues somos una startup de ropa tecnológica que desarrolla, fabrica, distribuye y comercializa a través de nuestra marca registrada BIONZ ropa con micropartículas de biocerámica en sus tejidos, y en menos de cinco años el 75% de los deportistas, de los países más desarrollados usarán nuestras prendas para mejorar y acelerar su proceso de recuperación y aliviar el dolor muscular, convirtiéndose en un producto más de nuestro día a día.

¿Sabías que la mayor empresa de alojamientos no tienen ningún alojamiento en propiedad?

¿Sabías que la mayor empresa de movilidad urbana no tiene ningún coche en propiedad?

Pues ese es el mundo que viene, y que en muchas ciudades, ya es una realidad, entonces… porque no pensar en grande, y pensar que una start-up de biotecnología especialista en el desarrollo de biomateriales / biocerámicas, puede liderar el cambio en la revolución tecnológica que viene en el área textil, sin tener que tener ninguna fábrica de ropa en propiedad.

Ya que a consecuencia de la acumulación que tienen los desarrollos tecnológicos sobre cualquier avance, el cambio tecnológico sigue una curva exponencial, y de esta forma, en los próximos 10 años veremos cambios tecnológicos equivalente a los que hemos vivido en los últimos 100 años. Esto es así por la peculiaridad de la curva exponencial, que aunque en su inicio es similar a una curva lineal, llega un momento en que su crecimiento explota y tiende al infinito.

Veamos una aplicación práctica del efecto “exponencial” con un ejemplo muy cercano: el ajedrez.

Según cuenta la leyenda de la invención del ajedrez, cuando el creador del juego del ajedrez, un antiguo matemático de la india, le mostró su invento al rey de un lejano país de oriente, este se quedó tan satisfecho que le ofreció al inventor el derecho a que él mismo decidiera cuál sería su recompensa por tal creación. El hombre, que era muy sabio, le pidió al rey algo que inicialmente aparentaba ser  bastante humilde: por la primera casilla del tablero del ajedrez, él debía recibir un grano de trigo, dos por la segunda, cuatro por la tercera, y así sucesivamente, duplicando la cantidad en cada casilla, hasta la última casilla, la 64. El rey se quedó sorprendido por esta, en apariencia, humilde petición, debido a su pensamiento lineal similar al de prácticamente el resto de los mortales, como tú o como nosotros, ya que parecía que con un saco de trigo la recompensa estaría pagada.

Pero cuando llegó el día del pago y el rey se puso a analizar en detalle el número de granos con el que había que pagar al inventor, éste se quedó maravillado. Ya que, sólo en la casilla 32, a mitad de camino para recorrer el tablero, le correspondían 4.000 millones de granos de trigo, y en la siguiente casilla, el doble, y así sucesivamente. No hay suficientes granos de trigo en todo el mundo para poder pagar los 263 granos de trigo que corresponden con la última casilla. En concreto, casi 18 trillones y medio de granos de trigo. ESTO ES EL RESULTADO DE UNA CURVA EXPONENCIAL.

 

Con la tecnología pasa lo mismo que con los granos de trigo del ejemplo anterior, en los primeros años de su desarrollo apenas vemos crecimiento o cambio, y pensamos que su potencial de desarrollo es limitado.

Sin embargo, llegado un punto concreto, se produce la explosión, y el desarrollo tecnológico supera todo lo que nos habríamos podido imaginar.

Esto es así, porque nuestro cerebro piensa de forma lineal y el cambio tecnológico se produce de forma exponencial.

Hasta ahora la mayoría de las empresas o start-ups con tecnologías similares a la nuestra, están en pleno proceso de acumulación de información, generando contenido científico y riguroso y exponiéndolo al público en general, sin embargo, no han despegado pese a los grandes esfuerzos financieros realizados en marketing y publicidad, y como hemos comentado anteriormente, esta situación no se debe, a que el producto no funcione o no sea efectivo, sino a que vivimos en la zona de poco crecimiento de la curva exponencial, la zona más parecida al crecimiento lineal, y todo crecimiento experimentado en esta fase es muy bajo.

Ahora que ya sabéis lo mismo que nosotros, os lanzamos varias preguntas:

¿Quién creéis que liderará el cambio en el área textil?

¿Usaremos sólo la ropa para que nos cubra o seremos mucho más inteligentes y la utilizaremos como soporte para incorporar materiales o sensores que cumplan con una determinada funcionalidad?

Nosotros sabemos que ya se está trabajando en este mundo, porque el mundo que viene lo crearemos gente como tú o como nosotros, y no las grandes corporaciones.

Y os decimos algo más, este mundo será un mundo de hiperconectividad y la ropa jugará un papel clave, actuando como soporte de diversas tecnologías capaces de analizar lo que pasa en tu cuerpo y ofrecértelo de forma visual en datos a través de una pantalla, o ¿Por qué no? A través de una lentilla.

¿Será la ropa algún día capaz de generarnos beneficios fisiológicos y biológicos?

Es decir, que nos ayude a reducir la acidez de la sangre, que nos mejore la circulación sanguínea, que nos acelere la recuperación muscular después de hacer ejercicio para encontrarnos mejor al día siguiente, o que nos ayude a mejorar nuestro rendimiento deportivo, nos alivie el dolor muscular e incluso que desencadene la acción anti-inflamatoria, evitando la necesidad de tomar medicamentos, en definitiva, una ropa que cuide de nosotros.

La respuesta es sí, y esta ropa ya es una realidad a través de nuestra start-up y nuestra marca Bionz, ya que usamos la ropa como soporte de nuestras micropartículas de biocerámica, capaces de emitir energía infrarroja lejana al ser estimuladas térmicamente con el calor corporal, generando beneficios que van desde la mejora de la circulación, hasta la aceleración de la recuperación muscular, y además, es importante remarcar que ya se está trabajando en la posibilidad de cuantificar los beneficios generados por nuestras ropas, a través de la medición y la comparación de diferentes variables fisiológicas, punto en el cual no habrá ninguna duda del avance tecnológico y de la revolución que generará la aceleración de nuestra tecnología biocerámica, liderando el mundo que viene y cambiando el concepto de vestirse.

¿Lo que has leído te sabe a poco?

¿No puedes esperar para usar una de nuestras prendas y poder hablar con propiedad de sus beneficios?

¿Quieres probar nuestro producto estrella? Tenemos una propuesta para tí…

Te ofrecemos 20 € de descuento en los leggings con el cupón PROLEG20 a cambio de que te comprometas a contarnos tu experiencia con el producto, para ayudarnos a ser más visibles, y mientras, nosotros te ayudamos a tener una mejor recuperación muscular durante más de un año de la forma más cómoda y eficaz por sólo 50 € con gastos de envío incluidos (España peninsular).

Lo mejor es que no hace falta ninguna campaña de inversión, nosotros ya lo tenemos todo desarrollado y te llegará en máximo 24-48 horas (Península Ibérica).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario